El Txoko Lleó

El Txoko Lleó no es un Santuario de Animales, ni un Refugio, ni una Protectora, sino un pequeño espacio donde, sin tenerlo planificado ni programado, conviven actualmente 18 animales no humanos y 3 humanos.

Se trata de una vivienda en una población de La Rioja, que cuenta con un pequeño jardín de 70 metros cuadrados.

 

LA HISTORIA DEL TXOKO LLEÓ

Siempre habíamos querido tener una Santuario de Animales. Sin embargo, nuestra situación personal hace que esa opción sea imposible, al menos en este momento. Para tener un Santuario es necesario no tener ni obligaciones económicas ni familiares.

Nosotras tenemos que trabajar para poder pagar el alquiler de la casa, los gastos de la misma, nuestra alimentación y la de los nenes y nenas, y sus gastos veterinarios ya que de momento no existe la Seguridad Social para animales. Además está la furgoneta, el gasoil, etc…

Aun con estas limitaciones económicas, no hemos sido capaces de decir NO a todos aquellos casos de animales con los que nos hemos encontrado o nos han pedido colaboración. Fruto de esa “debilidad”, hemos ido haciendo hueco en el Txoko a algunos de esos animales que se han cruzado en nuestras vidas.

En abril de 2016 tuvimos que mudarnos al que es ahora el Txoko Lleó, puesto que empezábamos a tener problemas con los vecinos y, además, el número de habitantes estaba creciendo de manera exponencial y debíamos buscar otra vivienda con más espacio para ellos.

 

EL TXOKO LLEÓ EN LA ACTUALIDAD

Actualmente los nenes y nenas del Txoko cuentan con espacio suficiente para sus juegos, y el pequeño jardín es la delicia de los gatos que pasan horas mirando al exterior a través de la malla de ocultación, subidos al olivo, o enredando en la tierra del jardín.

De la bodega de la casa han hecho su pequeño refugio; se esconden detrás del sofá, trepan por las cajas, y se asoman entre los zapatos.

Nos gustaría poder mudarnos a otro lugar más adecuado para los nenes, donde no hubiese vecinos y tuviesen un espacio mayor, un pequeño terrenito. Estamos buscando pero no encontramos nada cuyo gasto podamos afrontar.

De momento no podemos acoger a más animales, primero, porque no tenemos más sitio, y segundo,  porque los gastos tanto de alimentación como de veterinarios se han desbordado de tal manera que con nuestros sueldos ya no llegamos.

Por todo esto, os damos la oportunidad de amadrinar o apadrinar a cualquiera de los habitantes del Txoko Lleó, de esta manera nos echaréis una mano, sobre todo, con sus facturillas del veterinario.

¿Te animas a amadrinar o apadrinar?

Conoce a los nenes y nenas del Txoko Lleó y a ver por cuál te decides.

Pincha en este enlace para conocerlos: Habitantes del Txoko Lleó.

Ahí encontrarás fotos, vídeos, y la historia de cada habitante, y podrás saber cuáles son sus necesidades.

 

Comparte