BAYKA

Una noche que nos disponíamos a correr después de mucho tiempo, es cuando apareció Bayka.

Con las mallas, la camiseta, y las zapatillas puestas, comenzamos con mucho ánimo a correr, tras animarnos después de mucho tiempo sin hacer nada de deporte. Cuando no llevábamos ni un minuto corriendo tuvimos que parar en seco: se oía maullar a un gato en los setos que adornaban la división entre dos carriles de la carretera. Era Bayka. Ya fuera del peligro de la carretera, Bayka caminaba a la par que nosotras, llamándonos, al otro lado de una verja: estaba muerta de hambre. Tras buscar por la zona a su posible familia, las tres nos fuimos para casa.

Bayka se adaptó muy bien al resto desde el primer momento, y ahora es una de las más guerreras. Junto a Blanky, espera vigilante en la cocina a ver si alguien abre la nevera para, nada más hacerlo, llamarnos como una loca para que le demos algo. Y si no es así, ella misma se sirve y te lo coge. La comida nunca está a salvo ante la presencia de Bayka.

Bayka tiene giardia desde que llegó al Txoko, y está resultando muy difícil controlarla. Es por eso que la pobre sufre de diarreas y en ocasiones le escuece mucho el culete.

Bayka os saluda y os dice que no os preocupéis, que cuando le escuece le echan cremita.

¿Quieres amadrinar o apadrinar a Bayka?

Si quieres ser madrina o padrino de Bayka y ayudarle así a controlar esa maldita giardia, no lo dudes. Pincha en el siguiente enlace y te decimos cómo hacerlo.

Quiero amadrinar/ apadrinar a Bayka

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Comparte

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.